domingo, 31 de julio de 2016

Una casa en el Mediterráneo construída por pescadores



La casa con encanto por la que vamos a realizar el home tour de este domingo representa decorativamente en cada uno de sus rincones todo el espíritu del estilo Mediterráneo.
Paredes y fachadas revestidas de cal o pintura blanca, siempre inmaculadas, tanto en el interior como en el exterior de la casa. Esto junto a la impresionante luz de las costas bañadas por el Mar Mediterráneo contribuye a crear esos espacios tan luminosos característicos de este estilo.
La carpintería exterior y contraventanas es de madera pintada en azul (aunque con un tono más turquesa que el habitual) Acorde con la serenidad del mar que se adentra en la vivienda a través de sus ventanas, abiertas al Mediterráneo.
Las persianas enrollables o estores de esparto situadas sobre ventanas y puertas exteriores, protegen el interior de la vivienda del calor y el sol directo.
Los suelos evocando materiales naturales y refrescantes, como el barro cocido, baldosa hidráulica o la piedra.

¡No te pierdas la imágenes de esta casa en el Mediterráneo realizada por unos pescadores hace 70 años!



La historia de esta casa se remonta a los años 50. Con esfuerzo, en aquella época no existía aún ninguna carretera en la zona, los pescadores que la construyeron fueron trayendo en sucesivos viajes en barca cada uno de los materiales que necesitaban para levantarla.
Ubicada en la cala La Barraca, en la localidad alicantina de Jávea, ningún arquitecto supervisó las obras. La única asesoría que estos hombres de mar tuvieron fue la experiencia acumulada generación tras generación en construir sus humildes viviendas. Y no hay duda de que bastó: más de medio siglo después, el edificio aún se mantiene como el primer día. La solidez de la vivienda fue una ventaja para sus actuales propietarios.
Al estar ubicada en primera línea de playa, la casa se encuentra protegida por la Ley de Costas, y nada en ella podía modificarse. Cualquier reforma o ampliación quedaba, por tanto, excluida. Lo que sí se realizó, sin embargo, fue un acondicionamiento para disfrutar de una comodidad adaptada a nuestros tiempos.

En el interior, sillas de madera con el asiento de enea y complementos en fibras naturales evocan la decoración tradicional de las casas en la costa ¡Fijaros en los sombreros de paja decorando las paredes! Un guiño a los constructores originales de la vivienda que, desde su sencillez, crearon un hogar sólido, cuyo espíritu aún perdura en el tiempo.









Fuente: Mi casa

Si os gusta el estilo Mediterráneo no os perdáis todos estos post que tenéis a vuestra disposición en mi blog.

Janire