miércoles, 6 de julio de 2016

Como decorar un comedor

Crespià
Espacio creado por Dröm Living - Más ideas para comedores de estilo de casa de campo 

Antiguamente el comedor era una estancia que se situaba de forma independiente de la zona de estar. Hoy en día, exceptuando algunos casos, ambas zonas comparten la misma superficie, por lo que no está de más conocer unas claves fundamentales para sacar el máximo partido al espacio disponible. Elegir la forma más adecuada de la mesa, el tipo de sillas y la iluminación nos ayudará a distribuir correctamente los elementos. Esta guía práctica te será útil a la hora de tomar decisiones en todo lo referente a la decoración de tu comedor. 

Distribución. Para distribuir correctamente debemos tomar la mesa de comedor como eje principal del espacio. A partir de ella girarán el resto de elementos.
No debemos pensar únicamente en los metros disponibles. Aunque, obviamente, las dimensiones influyen hay veces que la forma del espacio es la que dictamina la mejor manera de organizarlo. Un comedor de planta cuadrada se verá mejor resuelto si utilizamos una mesa redonda o cuadrada. Por el contrario, si la superficie es alargada, la pieza más adecuada debería ser rectangular. De este modo, aprovecharemos mejor el espacio.
El resto de mobiliario se situará en torno a la pieza principal. Es fundamental resolver las zonas de paso adecuadamente. En primer lugar, debemos dejar el espacio suficiente para rodear sin dificultad la mesa y las sillas a fin de acceder fácilmente a los otros elementos del comedor como una alacena, vitrina, bufé o un aparador, piezas indispensables para almacenar la vajilla, la cubertería, la cristalería… En el caso de que el comedor sea muy pequeño se puede optar por apoyar la mesa contra la pared para que, cuando sea necesario, se pueda mover.


Parallel to the sea
Espacio creado por Susanna Cots - Inspírate con fotos de salones contemporáneos 

Cuestión de forma. La forma de la mesa, además de adaptarse a las proporciones del espacio, condiciona las relaciones que se establecen entre los comensales.
Una mesa rectangular, posiblemente la opción más tradicional, permite recibir a un número mayor de invitados a la vez, pero cuenta con un protocolo muy marcado en cuanto a la posición de los anfitriones, que deberían sentarse en las cabeceras. Cabe destacar que la forma rectangular es muy práctica porque, en el caso de no contar con una gran superficie, puede colocarse junto a la pared en los momentos en que no se necesite en su totalidad.
Las redondas permiten una relación más distendida y dinámica entre los comensales, porque no tienen extremos y el centro se encuentra a la misma distancia para todos. Las mesas cuadradas posibilitan una fluidez de conversación e interacción similar a las redondas. Además, cuentan con la ventaja –al igual que las rectangulares– de que pueden arrimarse a la pared o a un rincón para aprovechar al máximo el espacio.



Decoración salón comedor en blancos por Sube Susaeta Interiorismo y Sube Contrac

Diferenciar zona de estar y comedor. En muchos casos la misma distribución del mobiliario, tanto por el lado del comedor como por el del salón, ayuda a separar visualmente ambas zonas: mediante un mueble bajo, la trasera del sofá o dos sillones que cierren la composición del estar podrás crear dos ambientes separados.
Las alfombras también te pueden ayudar a marcar las dos áreas de forma diferenciada o puedes pintar de un color diferente las paredes de una de ellas.

Interior IG

Iluminación. Una buena iluminación puede adaptarse al tipo de ambientación que quieras generar, tanto en veladas de corte romántico como en comidas o cenas familiares más informales. Puede influir también en la percepción que tenemos de la comida. Un plato bien iluminado es más apetecible que comer bajo una luz desagradable.
Para elegir la luminaria correcta que situaremos sobre la mesa del comedor debemos tener en cuenta la forma y el tamaño de la mesa. Las grandes deben vestirse con una pieza central que ilumine de forma homogénea toda la superficie. Las mesas rectangulares lucirán mejor con lámparas más grandes, que ocupen el largo de la mesa o con una hilera de lámparas colgantes. Mediante luminarias suspendidas en formas circulares o un pequeño grupo de lámparas colgantes conseguiremos realzar el volumen estético de las mesas redondas.
Para evitar deslumbramientos coloca la lámpara al menos a 75 centímetros sobre la mesa; esto puede variar en función del estilo y el tamaño del mueble y del uso que vayas a darle. Si te decantas por una iluminación regulable en altura siempre podrás modificar esta medida para conseguir la ambientación adecuada.
El tipo de bombilla que elijas influirá mucho en la percepción de los platos. Con una bombilla con un índice de rendimiento cromático (IRC) los alimentos se verán más naturales y más apetecibles.

Villa Mandarina

Medidas adecuadas. Una vez hayas definido la forma de tu mesa es importante que determines el número de personas que se sientan a diario a su alrededor. Esta cuestión se soluciona conociendo las medidas estándar que necesitamos para colocar las sillas a una distancia prudencial: cada comensal necesita unos 60 centímetros de ancho para sentirse cómodo, por lo que una mesa de 180 centímetros de largo nos proporciona la capacidad suficiente para albergar a tres personas en cada lado, sin contar aquellos que se sientan en las cabeceras. Para que éstas puedan ser también útiles, necesitarás un espacio de comedor de 2,60 metros de largo, como mínimo, (en el caso de las mesas de 1,80 metros), ya que la profundidad que ocupa una persona sentada, por lo menos, es de 40 centímetros.
Coloca cualquier otro mueble –aparador, vitrina, alacena– al menos a 90 centímetros de la distancia de las sillas para poder levantarte cómodamente. Si las personas sólo se sientan en los laterales de la mesa de comedor, puedes añadir estos muebles en los extremos.
La altura de la mesa también juega un papel fundamental para que puedas decantarte por un modelo u otro. Las medidas convencionales oscilan entre 72- 75 centímetros. Así, una persona de altura media podrá sentarse con total comodidad. Ten en cuenta también el grosor de la superficie y la disposición de las patas para que todo sea más cómodo.

Dining Room
Espacio creado por BoConcept Sydney - Inspírate con diseños de comedores nórdicos 

Las sillas. La elección de las sillas depende de dos criterios estéticos: armonía o contraste. Puedes elegir aquellos modelos que van a juego con la mesa de comedor para crear un ambiente tradicional o, por el contrario, decantarte por un juego de contrastes, una solución más atrevida y singular.
Una de las primeras dudas que debemos despejar es si preferimos comprar sillas o sillones. Los segundos son muy cómodos, pero ocupan mucho espacio. Si la mesa es pequeña, elige sillas sin brazos. Si es un poco más grande, puedes colocar dos piezas con brazos en los extremos y combinarlos con sillas normales en los laterales.
Escoge sillas que sean fáciles de limpiar y mantener en el caso de que haya niños o mascotas en casa. Si te gustan los modelos tapizados procura que sean desenfundables o que lleven un tratamiento antimanchas.


Casa samsó

Comedores pequeños, ideas y soluciones. En muchos casos no contamos con las dimensiones deseadas para colocar un comedor completo, amplio y confortable. Si es así, puedes colocar una mesa extensible de modo que puedas abrirla cuando tengas invitados. Existen mesas con alas abatibles a ambos lados que funcionan como consola improvisada cuando está cerrada. Cuando no la necesites puedes tenerla junto a la pared y te ocupará muy poco espacio.
En cuanto a las sillas, en estos casos, puedes tener a punto sólo las que necesites a diario y tener guardados otros modelos plegables o apilables. Como en la decoración y distribución de cualquier estancia de dimensiones reducidas el orden es un factor fundamental a tener en cuenta. Si tienes las cosas bien ordenadas, evitarás que tu comedor parezca pequeño.

Espero que los consejos de Houzz os hayan sido de ayuda.


http://www.houzz.es/ideabooks/50859769/list/ola-de-calor-como-decorar-para-combatir-esta-y-las-que-vengan