viernes, 10 de julio de 2015

Exterior negro, interior blanco.



Aunque en nuestro país nos pueda sorprender esta atrevida mezcla de casas de campo con la fachada exterior en madera de color negro e interiores en blanco luminoso, en países del norte de Europa, principalmente Noruega y Dinamarca es muy habitual.

Esta estética tan contrastada nace influenciado por el clima de los países Escandinavos. La falta de luz y de horas de sol crea por un lado la necesidad de buscar interiores luminosos en blanco, que potencien la sensación de claridad. Y por otro lado las fachadas en color negro atraen la mayor cantidad de rayos de sol, con lo que conseguimos una vivienda mas cálida en los meses de intenso frió del norte de Europa.

Además la combinación de dos colores tan antagónicos como el blanco y negro crean una sensación optica en la que se aumenta la luz gracias a los contrastes. Este es uno de los motivos por los que los interiores de estilo nórdico se decoran en este binomio.

Te dejo con las imágenes de esta casa con un interior blanco y con un exterior en madera negra, suavizada con mobiliario en madera clara, rattán, acogedores textiles y abundante vegetación.


 






Como ejemplo de otra casa con el exterior en color negro y un interior blanco te dejo este casa diáfana en Dinamarca.

Mañana nos vemos con un post un poco diferente, de momento este blog no cierra por vacaciones, aunque por culpa de Internet no publiquemos en el horario de costumbre.

¡Feliz Viernes!

Me puedes seguir en 

 http://feeds.feedburner.com/DecoracionFacil