jueves, 23 de marzo de 2017

¿Qué reformas nos ayudan a ser más feliz?



Hoy volvemos a invitar a los expertos de Houzz para compartir su experiencia con todos nosotros

Más del 60 % de los Houzzers opinan que redistribuyendo los espacios de su casa se sentirán más a gusto y mejor. Y aunque el objetivo es bastante atractivo –conseguir casas más funcionales y luminosas–, no todos están dispuestos a embarcarse en obras largas y engorrosas. Estas y otras cosas hemos descubierto gracias a una nueva encuesta Houzz: ¿Qué reforma en casa crees que te haría sentir más feliz?


Las claves para reformar… y tener un hogar más feliz

1. Una distribución coherente con tu forma de vida y armoniosa con el espacio
El 60 % de los Houzzers lo tiene claro: al tirar los tabiques y empezar de cero, estamos ante una joya en bruto que podrás modelar a tu antojo.

“Yo cambiaría toda la distribución de mi casa para hacer espacios más amplios, dinámicos, fluidos y luminosos que se ajusten lo máximo posible a mi estilo de vida”, reconocía Cristina G.C. desde Alicante, participando en nuestro dilema de diseño ¿Qué reforma en casa crees que te haría sentir más feliz?

Y recuerda que, para sacarle el máximo partido y que la casa funcione como un todo, acude a un profesional de la arquitectura y/o el interiorismo.

Espacio creado por manrique planas arquitectes - Más diseños de comedores contemporáneos


Al atreverte con la reforma, sacarás el potencial real de la vivienda. ¿Por qué? La distribución quedará perfectamente adaptada a la superficie y forma de la planta, a la entrada de luz natural, a las orientaciones, a la posibilidad de comunicarse con el exterior y, sí, también a disfrutar más de las ventanas. Es el caso del ático de los padres de Esther Farguell:

“Tiene un potencial increíble, sobre todo le daría más vida abriendo todo el salón a la terraza”, cuenta nuestra Houzzer.

En el ejemplo de la imagen, la cocina se integra en un único ambiente compartido con el comedor y el estar. La clave es la coherencia en la secuencia, ubicando diferentes zonas de uso.

Consejo Houzz. Para encontrar lógica al orden funcional, divide la casa por zonas: la abierta y social es la de la cocina; el comedor y el estar, la intermedia, con algo más de tranquilidad, como las áreas de estudio y trabajo; la última, la zona privada, con los dormitorios y baños.


Espacio creado por Nook Architects - Ver más ejemplos de comedores nórdicos


 2. Potenciar la entrada de luz natural
Necesitamos luz natural para estar alegres, ganar energía, incrementar la productividad y mejorar la concentración. Además, el sol del mediodía entrando por la ventana da calor, lo que contribuye a mantener estable la temperatura interior. No es de extrañar que el 40 % de la comunidad Houzz afirme que potenciar la luz natural sea sinónimo de felicidad en casa. Conseguirlo arranca con una distribución abierta, sin obstáculos para la luz. Sigue, eligiendo colores claros y teniendo ambientes despejados. Termina, abriendo ventanas en el techo, para iluminar sitios difíciles –escaleras, pasillos o baños interiores.

En cuanto a las ventanas, conviene atender a la orientación para que no entre demasiado calor en verano.

Por ejemplo, si rasgas los huecos hasta el suelo, iluminas el cono de sombra que encerraba el ambiente, lo que hace que se expanda y parezca más amplio. La otra variante es que subas, además, la altura del dintel, ampliando la hoja o incorporando un montante de vidrio.


Espacio creado por ÁBATON - Más diseños de salones escandinavos


Consejo Houzz. Si no quieres embarcarte en una reforma de tirar muros pero quieres potenciar la luminosidad (y estar más feliz en casa), abre ventanas interiores. Elimina puertas y pásate a las ventanas de hoja limpia, sin divisiones interiores, y opta por perfilerías de sección mínima. Y prohibido taponar las ventanas con muebles o cortinas muy densas.

3. Cambios sí, pero sin tirar tabiques y sin muchos escombros
Hablando de reformas y de felicidad con nuestros Houzzers, sale a la luz un dato interesante: el 28% prefiere acondicionar más que reformar. Es el caso de María Margarita Jiménez Gómez:

“En mi caso, más que económico es asunto de prioridades. Aborrezco las obras, reformas, mudanzas, etc. He pasado demasiadas por pura necesidad. De todas formas, para mí lo importante es que se mire la vivienda con flexibilidad, para adaptarla a las distintas necesidades, etapas vitales, etc. Y eso es más cuestión de actitud que de dinero”, se sincera.

El objetivo, por tanto, será actuar sobre la envolvente del espacio, paredes, suelos y techos… y luego, claro, la libertad para elegir el mobiliario que más te apetezca –intenta que sea versátil: mesas auxiliares, sofás por módulos y muebles con ruedas.

Por ejemplo, para ocultar paredes de gotelé, reviste con un trasdosado de yeso laminado, que también vendrá bien para corregir irregularidades. Sobre paredes lisas, juega con el color como foco de la decoración.

Si quieres conservar el pavimento existente, son ideales las tarimas flotantes, los parqués laminados o los pavimentos vinílicos. Otra alternativa, son los suelos porcelánicos: se pegan sobre el pavimento existente.


Consejo Houzz. Aumenta la funcionalidad de los espacios sin tirar tabiques, con ideas que aporten flexibilidad de uso: muebles polifuncionales, plataformas elevadas, bancadas… En este ejemplo, el mueble cumple varias funciones, sectorizando y marcando la circulación.