jueves, 29 de septiembre de 2016

Antes y después de mi comedor con sillas nuevas



Si seguís mi cuenta de Instagram  ya sabréis que ayer me despedí de mis antiguas sillas. 15 años de servicio soportando comidas y cenas diarias, además de deberes e incluso experimentos y trabajos de plástica de mis hijos. En mi casa el salón-comedor es el centro neurálgico de la familia. Muchos años en los que mis hijos han martirizado a las sillas con tomate, manos de grasa, pintura, rotuladores......El pobre tapizado de microfibra ya se ha pelado de tanto frotar (aunque reconozco de 15 años con un uso diario de 4 personas es un gran resultado) Y ya no te cuento cuando llegó nuestro cachorro de golden retriver ¡Le dio por morder las patas de una de las sillas!

Pero hoy ha llegado el momento de renovar y dar paso a una nuevas sillas, más modernas y actuales.....

"¡ANTES Y DESPUÉS DE MI COMEDOR!"
"¡SILLAS NUEVAS!"




Una vez puestos a renovar quería dar un aire más actual a mi salón-comedor. Cuando adquirimos las sillas antiguas era lo que se llevaba, pero de eso hace ya mucho tiempo. Al mudarnos hace 15 años a esta casa llevamos con nosotros parte del mobiliario, entre él dos grandes sofás que también piden la jubilación. Luego compramos otras piezas, entre ellas la mesa y sillas de comedor, pero sinceramente estas últimas rogaban un relevo a gritos.

Lo cierto es que estaba en duda entre dos modelos: La réplica de la silla Tólix en color blanco (con la que mi comedor adquiriría un estilo más industrial) o la silla Tower ( réplica de la silla Eames que transmite un aire más escandinavo y ligero)

Como ya habéis comprobado con la imagen de cabecera...ganadora la silla Tower. Aunque la he visto miles de veces en casas de ambientes escandinavos o eclécticos, no me cansa. ¡Supongo que eso es una buena señal! Me encanta el aire despejado que ha adquirido la zona de comedor, que aunque sinceramente es amplio y luminoso, ahora lo es aún más.





Una vez elegido el modelo solo queda decidir dónde comprarla. Buscando precio encontré en la web Muebles de venta online una buena oferta, además si introducís el código Ayudecorar tenéis un 5 % adicional...¿No está mal verdad?

Mi único temor era que desentonase con la mesa de cerezo, las patas de la silla tower son de madera natural. Después de meditarlo he decidido esperar unos días, ya que el intenso sol que entra por el mirador seguramente oscurecerá algo la madera de las sillas. Nos da pena deshacernos de una mesa de madera maciza.











Os dejo con más imágenes del antes y después de mi comedor...¡A mí me encanta el resultado! y a mí familia también. Y lo mejor es que al no estar tapizadas será más fácil la limpieza.




"¿QUE OS PARECE EL RESULTADO?"
 

Janire