viernes, 5 de agosto de 2016

Mediterráneo; Blanco, azul y buganvillas

 
Aunque adoro el Norte de España y me apasiona la intensidad del mar Cantábrico con su fina arena blanca y paisaje rodeado de verdes montes ¡Cuento los días para disfrutar de un par de semanas de vacaciones en el Mediterráneo! Su sol e intensa luz reflejada en las blancas fachadas de las casas que rodean toda la costa me cargan de energía para sobrellevar los grises días de invierno que nos acompañan en Bilbao.

Si el otro día nos adentrabamos en una casa de la costa alicantina construida por pescadores, en el home tour de este viernes nos trasladamos hasta la Isla Balear de Ibiza. El protagonismo y encanto reside principalmente en su exterior, decorado en blanco, azul  e intenso color morado de las buganvillas......una planta que adoro.


¿Te imaginas poder disfrutar de agradables veladas bajo este cielo de flores de buganvillas? Tertulias, tardes de lectura al aire libre, cenas con amigos... este porche propicia mil actividades con la naturaleza como telón de fondo.
Unos cómodos sillones tapizados en azul acompañados por una antigua mesa de centro reciclada. Todo ello completado por elementos decorativos; unos faroles, jarrones con ramas de olivo.....ideal para descansar tomando una bebida refrescante que nos ayude a soportar los calores del verano.

Pero quizás uno de los encantos de esta casa son las buganbillas. Esta planta es de hoja caduca, eso permite ser frondosa en los meses cálidos y al perder sus hojas al final del otoño no impiden el paso de los rayos de sol hasta el porche y la casa en las estaciones más oscuras. Eso sí, si pretendes colocar una en el porche de tu casa la medida de crecimiento es de 1,5 m/año y tendrás que colocar un tutor.

Os dejo con las imágenes del resto de la casa









¿Teneis buganvillas en vuestro hogar? Yo si, aunque en mi caso florecen en otoño......son así de especiales.

Janire