jueves, 30 de junio de 2016

Mesa para desayuno de verano sencilla y refrescante



Uno de los alicientes que tiene estar de vacaciones es poder desayunar en familia, con tranquilidad, sin mirar el reloj....como si siempre fuera domingo. No es necesario que la mesa esté repleta de muchos alimentos o de una decoración exuberante. Lo importante es que nos transmita frescor, sencillez y luz para que nos sintamos de vacaciones y relax disfrutando de un buen momento rodeado de los nuestros.

Con este espíritu vacacional hoy os voy a mostrar una mesa de desayuno de verano en fresco azul en la que nos podemos inspirar facilmente.




1.-Textiles:Indudablemente en esta mesa los protagonistas son los textiles, servilletas individuales en azul índigo y otras repartidas por la mesa a modo de pequeños manteles. Estos pequeños manteles los podemos teñir nosotros mismos con las 6 diferentes técnicas de teñido que te muestro en este post. De esta manera crearemos dinamismo a través de los distintos estampados que podemos lograr.

2.-Vajilla: No me puede gustar más los platos y tazas que se han utilizado vierzimmermitgarten para crear esta mesa de desayuno, me recuerdan a mi niñez, en la que tomaba la leche en tazas de metal muy similares a las de esta mesa. Aunque estas son de loza blanca con el borde en color azul.

3.-Plantas: Las plantas también son parte esencial en esta mesa. Tazas y vasos a juego de la vajilla como pequeñas macetas albergan a diminutas plantas y suculentas. Estas se reparten por la mesa añadiendo un toque de frescor extra al azul de los textiles.

Y una vez preparada la mesa para empezar el desayuno unas piezas de fruta, sandía que aporta vitaminas y nos refresca desde por la mañana. Y después un buen café con leche para empezar el día con todo el optimismo posible.



Si quieres ver el paso a paso para decorar otra mesa de verano:
Janire