domingo, 8 de febrero de 2015

UNA CONSTRUCCIÓN PARTICULAR PARA UNA CASA DE MADERA



Un domingo más hacemos una visita a una casa, que según mi modesto punto de vista, desprende encanto, tranquilidad y con las imágenes a uno le dan ganas de quedarse a pasar la jornada dominical allí.

Este es un ejemplo de esta sensación que os describo, una casa con un interior blanco y luminoso, con amplios ventanales que hacen que la luz inunde todas las estancias, con acogedores sofás que están esperando a que nos envolvamos en sus cálidas mantas de pelo para disfrutar de una tarde de relax.

 


Una de las características que mas me gustan de esta vivienda del Norte de Europa, es una vez mas, el juego de techos con caídas pronunciadas. Las ventanas a su vez van variando de enormes y esbeltos ventanales, en el salón y dormitorio principal, a pequeños, como en la zona de la cocina.

Como es he comentado anteriormente los techos a diferentes aguas con caídas muy marcadas crea un juego de volúmenes potenciado aún mas con la gran altura que adquiere la vivienda en ciertas estancia y a los sobrepisos diáfanos que se han construido.




En cuanto al ámbito decorativo sigue las pautas de las típicas casa de campo Escandinavas. Muebles y textiles blancos que contrastan con la madera en diferentes tonos desde el mas claro al negro. La sensación de conexión con la naturaleza exterior se transmite con materiales naturales, como ramas y palos secos, rattán, cuero o yute.
También incluye en su decoración mobiliario y elementos reciclados como viejas maletas, sillas o baules.

Espero que disfrutes tanto como yo de tu descanso contemplando estas inspiradoras imágenes.





 




................si te ha gustado compártelo!! 
Gracias por tu visita