jueves, 7 de noviembre de 2013

UNA COCINA CON ISLA Y OFFICE




La originalidad de esta maravillosa cocina radica en una peculiar distribución del espacio, que permite rentabilizar al máximo la superficie y facilitar una circulación fluida tanto de las personas como de la luz natural. La ubicación del mobiliario y la mesa, en paralelo a la ventana, cierra la zona de trabajo y facilita una circulación fluida por la cocina.




El ambiente ganó dinamismo al combinar los efectos de tres gamas cromáticas: la elegancia del gris en los muebles, la viveza del rojo en la pared y la luminosidad del blanco en la encimera, los estores y las puertas. Para que los muebles no recargaran el ambiente, se alternaron puertas laminadas en gris con frentes de cristal. Ambos materiales armonizan a la perfección con los electrodomésticos de acero y dan un aire moderno a la cocina.







 

Via:Micasa


Gracias por tu visita