viernes, 12 de abril de 2013

UNA MASIA REHABILITADA



Abandonada y medio derruída, así estaba esta masía del Ampurdán hasta que sus propietarios la pusieron en manos de Eva Martínez, la interiorista que llevó a cabo la obra de rehabilitación y el interiorismo. Y a la hora de equiparla, pese a estar en pleno campo, los dueños querían huir del estilo rústico tradicional, pues buscaban una estética sencilla y cien por cien contemporánea.
Eva Martínez les propuso enlucir y pintar las paredes dándoles un atractivo acabado artesanal, utilizar cemento pulido para pavimentar todos los suelos, abrir vanos en el salón para ganar un poco más de luz natural y conservar algunos de los elementos originales de la casa, como las hornacinas del salón y, por supuesto, las bóvedas, un elemento de la arquitectura local que añade dosis de carácter y calidez.





En cuanto a la decoración, Eva Martínez decidió apostar por una medida mezcla de estilos, en la que son básicas las antigüedades y las obras de arte contemporáneo. Los tonos neutros y los acabados envejecidos logran un fondo perfecto que hace de nexo entre las piezas de procedencia industrial, las vintage y las realizadas a medida, como los sofás, las camas y los muebles del comedor... En el manejo de este mix, en el que el neorrústico chic de la cocina dialoga con la sobriedad casi monacal de los dormitorios y la espectacular puesta en escena del porche, reside la llave de un universo único y de fuerte personalidad.






Un ambiente muy importante para los propietarios era el porche, pues adoran pasar su tiempo al aire libre. La interiorista quiso desahogarlo “eliminando” visualmente los muros laterales: para ello, encargó pasar a vinilo de gran formato unas fotografías que ella misma seleccionó, dando al entorno de esta manera una profundidad increíble. También utilizó el mismo recurso para simular una alacena en el salón.




Via:Nuevo Estilo