martes, 19 de marzo de 2013

FLORES DE PRIMAVERA



Por fin llega la tan ansiada primavera y este es el momento ideal de sustituir las plantas de invierno por las de la estación que se instala.En los lugares en los que aun hace frió os aconsejo las planta de primavera temprana como el narciso y los tulipanes, que aguantan mejor las bajas temperaturas.
Pero para las regiones donde en pocos días empezara a apretar el sol y calor os recomiendo las flores y plantas propias de la primavera, como son: las prímulas, rosas, peonía, ranúnculo, jacinto, petunia, violetas y el elegante jazmín, que además de belleza os impregnara el jardín, balcón o terraza de un delicado aroma.




PRÍMULAS: Las prímulas también son conocidas como primavera, ya que florecen al comenzar esta hermosa estación. Los colores más comunes de sus flores son el rosado, el blanco, el violeta  y el rojo, son ideales para diseños coloridos y creativos en algún rincón de nuestro jardín. Son plantas alegres, pueden alcanzar hasta 20 cm de altura y florecen en ramilletes. Las flores de las prímulas pueden ser sencillas o dobles y si bien crecen sin dificultad en cualquier suelo, prefieren los lugares frescos y con sombra. No hay que colocar nunca una prímula en un lugar en donde el sol le dé en forma directa, porque la planta morirá sin remedio.




JACINTOS: De la familia de las liliáceas, se cultivan sobre todo en macetas y jardines llegando a alcanzar una altura de 25 cms. Es de semisombra y de sol, necesita regado con frecuencia, pero con poca agua para evitar su putrefacción. Su floración dura alrededor de 2 meses, una vez que flores y hojas estén completamente secas, podremos cortarlas con cuidado, limpiar bien los bulbos y conservarlos en un lugar seco y fresco, para poder plantarlos en la próxima temporada



ROSAS: Los rosales requieren de ciertos cuidados fundamentales para lograr un buen desarrollo. Es primordial que el rosal esté al sol,aunque si los rayos son muy fuertes se recomienda un leve sombreado.Los rosales principalmente florecen desde la primavera hasta principios del invierno, dependiendo de cada región. Para lograr un buen florecimiento se deben cortar las rosas marchitas. Entrado el invierno es conveniente realizar una poda esencial para conseguir que florezca más y tenga mejor salud.



RANÚNCULOS: Cuando oímos hablar de los ranúnculos lo más seguro es que pensemos que no van a ser unas flores demasiado bonitas, ni coloridas, pero lo cierto es que no es así porque se trata de una planta herbácea perenne que da una gran cantidad de flores de gran tamaño que dependen muchas veces de la especie que tengamos. El color de las flores además puede ser desde el amarillo, naranja, blanco y marrón y puede alcanzar los 60 centímetros de altura. Es una planta que prefiere ambientes frescos y soporta bien las bajas temperaturas pero necesita riegos constantes y abundantes hasta su floración. Le gustan los lugares soleados y el sueño bien drenado. A la hora de podarlo, hay que esperar a que empiece a marchitarse el follaje.



PEONIAS: Antes de plantar las peonías conviene preparar un hoyo de plantación grande y profundo, ya que, se trata de plantas con un amplio sistema radicular. Las peonías son exigentes en nutrientes por lo que debemos enriquecer la tierra con humus.La peonía necesita riegos regulares algo más abundantes en primavera y verano, período más seco y caluroso en el que la planta necesita más energía para la producción de las hojas y las flores.



JAZMIN: Es una planta que se engloba dentro de las aromáticas, ya que contiene un dulce y auténtico olor que produce una agradable sensación de bienestar. Se desarrolla y crecen más rápidamente en suelos fértiles y frescos. Es conveniente que la base de la planta se encuentre posicionada en una zona donde la sombra sea predominante. Esto se debe a que el jazmín crece con más facilidad si la raíz se mantiene fresca. En cuanto a la manera más adecuada de regar estas plantas reside en hacerlo una vez por semana cuando los jazmines están en el jardín o al aire libre.